Té verde y Cáncer

El té verde contiene grandes cantidades de la catequina: epigalocatequina galato o EGCG.

Esta catequina EGCG tiene la capacidad de inhibir las células madres tumorales en el cáncer de mama, pulmón, próstata, páncreas, hígado y cérvix, según han demostrado los estudios publicados en los últimos años.

Son varios los mecanismos implicados en la acción terapéutica de la EGCG en el cáncer.

La EGCG del té verde tiene propiedades pro-oxidantes, antiinflamatorias, moduladoras del ciclo celular, inhibidor de la angiogénesis e induce la apoptosis o muerte celular.

Entre sus acciones metabólicas, se ha podido comprobar que tiene la capacidad de inhibir el metabolismo de la glucosa. En un estudio publicado el año pasado en EE.UU., en la Universidad de California demostraron que la ECGC del té verde podía disminuir el crecimiento de las células del cáncer de páncreas y que ese efecto era mayor si las células tumorales se encontraban con poca glucosa. Además, podía ayudar a que la gemcitabina aumentara su actividad citotóxica sobre las células del cáncer de páncreas.

Cáncer y la ruta de señalización Akt

El cáncer de páncreas activa una ruta de señalización llamada Akt, la cual juega un importante papel en el crecimiento de las células tumorales pancreáticas. También se le ha comprobado que la activación de la ruta Akt se encuentra frecuentemente activada en el cáncer metastásico, siendo uno de las principales rutas reguladoras de las metástasis. Y además su activación se encuentra relacionada a la resistencia a los tratamientos con quimioterapia. Por esta razón se está investigando inmunoterapia dirigida a inactivar la ruta Akt.

Los investigadores de la Universidad de California demostraron que la EGCG del té verde inhibia la ruta Akt.

En el cáncer de colon, la EGCG del té verde, tiene la propiedad de inhibir la formación y proliferación de células madre tumorales.

 

Estudios científicos sobre el efecto antitumoral de la ECGC del té verde

  • Tauber AL, Schweiker SS et al. (2020). From tea to treatment; epigallocatechin gallate and its potential involvement in minimizing the metabolic changes in cancer. Nutrition Research. Volume 74, February 2020, Pages 23-36  doi.org/10.1016/j.nutres.2019.12.004  
  • Kozue Namiki, Pattama Wongsirisin et al. (2020) Epigallocatechin gallate inhibits stemness and tumourigenicity stimulated by AXL receptor tyrosine kinase in human lung cancer cells. December 2020. Scientific Reports. DOI: 10.1038/s41598-020-59281-z
  • Sabrina Bimonte , Marco Cascella et al. (2020). Current shreds of evidence on the anticancer role of EGCG in triple negative breast cancer: an update of the current state of knowledge. Infectious Agents and Cancer (2020) 15:2.  doi.org/10.1186/s13027-020-0270-5
  • Kayla L. Steed, Harrison R. Jordan et al. (2020). SAHA and EGCG Promote Apoptosis in Triple-negative Breast Cancer Cells, Possibly Through the Modulation of cIAP2. Anticancer Res. 2020 January ; 40(1): 9–26. doi:10.21873/anticanres.13922.
  • Ran Wei, Robert M. Hackman et al (2019). Targeting Glycolysis with Epigallocatechin-3-Gallate enhances the eficacy of Chemotherapeutics in Pancreatic Cancer Cells and Xenografts. Cancers 2019, 11, 1496; doi:10.3390/cancers11101496
  • Ran Wei, Natalia E. Cortez Penso, Robert M. Hackman et al (2019). Epigallocatechin-3-Gallate (EGCG) suppresses Pancreatic Cancer cell growth, invasion, and migration partly through the Inhibition of Akt Pathway and Epithelial–Mesenchymal Transition: Enhanced eficacy when combined with Gemcitabine. Nutrients 2019, 11, 1856; doi:10.3390/nu11081856.