Cáncer de endometrio

Cáncer de útero tratamiento natural

El tratamiento complementario del cáncer de endometrio va dirigido en primer lugar a minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia. En el caso de la quimioterapia va dirigido a minimizar los efectos secundarios para que sea mejor tolerada y puedan completarse los ciclos del protocolo sin interrupción. Es importante el control de la inmunidad mediante el recuento de leucocitos, ya que si el recuento es menor de 3000, se pospone la quimioterapia hasta que alcanza estos niveles. Por otro lado, el sistema inmune es importante en el control del crecimiento tumoral y una vez finalizados los ciclos de quimioterapia debemos intentar recuperar los valores normales de leucocitos en el mínimo de tiempo posible.  

Existen fórmulas de plantas chinas que potencian el sistema inmune. La vitamina c endovenosa también ayuda a recuperar el sistema inmunológico. Los efectos secundarios tales como nauseas, vómitos, cansancio pueden mejorar con fórmulas precisas de plantas chinas destinadas a fortalecer el sistema digestivo conjuntamente con acupuntura.

 La dieta juega un papel muy importante para eliminar la toxicidad de los tratamientos y mejorar la calidad de vida.

Cuando se administra Cisplatino existe riesgo de toxicidad neurológica que puede afectar a las partes distales de las extremidades más frecuentemente (manos y pies). Este efecto secundario puede prevenirse o mejorar con acupuntura.

La oncología integrativa también puede ayudar a paliar los efectos secundarios de la radioterapia, tales como radiodermitis o cansancio. También disminuir los efectos a largo plazo mediante la utilización de nutrientes antioxidantes. En el tratamiento del cáncer es muy importante eliminar la célula tumoral, por ello la cirugía es siempre el tratamiento que se asocia a mejor pronóstico. La quimioterapia y la radioterapia también van dirigidas a eliminar las células tumorales, pero causan importantes efectos secundarios y debilitan el organismo. Por ello, recuperar y fortalecer el organismo tras estos tratamientos, ayuda a prevenir las recidivas tumorales.

Existen estudios científicos sobre el efecto antitumoral de algunas plantas chinas, específicamente en el cáncer de endometrio, como la .Fritillaria cirrhosa y la Scutellaria baicalensis (1) o Manchurian rhododendron (2).

También hay estudios científicos sobre el uso de la medicina ortomolecular (vitaminas y minerales) que pueden ayudar a aumentar la supervivencia y la calidad de vida de estos pacientes. El control del ph encaminado a disminuir los niveles de acidez en el organismo y una dieta adecuada ayudan a una mejor recuperación y control de la enfermedad tumoral.

 

(1) The Chinese herbs Scutellaria baicalensis and Fritillaria cirrhosa target NFκB to inhibit proliferation of ovarian and endometrial cancer cells. Kavandi L1, Lee LR, Bokhari AA, Pirog JE, Jiang Y, Ahmad KA, Syed V. Mol Carcinog. 2015 May;54(5):368-78

(2) Hyperin extracted from Manchurian rhododendron leaf induces apoptosis in human endometrial cancer cells through a mitochondrial pathway. Li FR1, Yu FX, Yao ST, Si YH, Zhang W, Gao LL. Asian Pac J Cancer Prev. 2012;13(8):3653-6.

 

La vitamina C endovenosa se utiliza como tratamiento coadyuvante para el cáncer de endometrio.

Se puede utilizar conjuntamente con los tratamientos de quimiterapia, siempre y cuando se suspenda 48 horas antes y después del tratamiento quimioterápico.

Es fundamental para desintoxicar el cuerpo y potenciar la función inmunitaria tras haber acabado los ciclos de quimioterapia. Un sistema inmunitario saludable ayuda a prevenir las recidivas.

El tipo de tumor más frecuente de cáncer de útero es el adenocarcinoma. Se origina en la capa más interna del útero (endometrio).

Para poder determinar el tratamiento más adecuado para el cáncer de útero es importante, tras la intervención quirúrgica, clasificar el tumor, es decir, determinar en qué fase se encuentra.

  • Estadio I: el cáncer se encuentra localizado en el útero y no afecta a los ganglios linfáticos de la pelvis (esta etapa se puede subdividir en A, B, C dependiendo de la profundidad del tumor en la pared del útero).
  • Estadio II: el tumor se ha diseminado desde el cuerpo del útero hasta alcanzar el cérvix o cuello del útero.
  • Estadio III: la lesión alcanza otras estructuras fuera del útero (ovarios, vagina, ganglios de la pelvis) pero permanece confinado a la pelvis.
  • Estadio IV: el cáncer puede afectar al recto, vejiga y/o ha alcanzado otros órganos más alejados.
    La gran mayoría de las pacientes se diagnostican en las fases más precoces, por lo que el pronóstico en esos casos es muy bueno.

    Las células que forman el tumor de endometrio se dividen en función del grado. El grado está en relación al parecido que poseen las células tumorales con respecto a las células normales del endometrio, e indica la velocidad con la que el cáncer puede desarrollarse: 

  • Grado 1 ó bien diferenciado: las células se parecen mucho a las células normales y son tumores que crecen despacio.
  • Grado 2 ó moderadamente diferenciado: guardan cierta semejanza con las células de origen y su crecimiento es más rápido que en el grado 1.
  • Grado 3 ó indiferenciado: no se parecen a las células de origen y crecen rápido y con más frecuencia se diseminan.
     

Los cuatro tipos básicos de tratamiento para las mujeres con cáncer endometrial son: 

• Cirugía 

• Radioterapia 

• Terapia hormonal 

• Quimioterapia 

Cirugía: La cirugía es el principal tratamiento para la mayoría de las mujeres con este cáncer. Pero en ciertas circunstancias, puede utilizarse una combinación de estos tratamientos. La opción de tratamiento depende en gran medida del tipo de cáncer, y de la etapa en que se encuentre la enfermedad en el momento de descubrirse. Consiste en una histerectomía, a menudo junto con una salpingo-ooforectomía, y la extirpación de los ganglios linfáticos.

Quimioterapia: Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer de endometrio pueden incluir: 

• Paclitaxel (Taxol®) 

• Carboplatino 

• Doxorrubicina (Adriamycin®) o doxorrubicina liposomal (Doxil®)

• Cisplatino 

Con más frecuencia, se combinan dos o más medicamentos para el tratamiento. Las combinaciones más comunes incluyen:

  • Carboplatino con paclitaxel
  • Cisplatino con doxorrubicina.