Dieta cetogénica y cáncer. Alimentos permitidos

Las células tumorales se caracterizan por la utilización de la glucosa para obtener la energía fuera de la mitocondria celular. Las células sanas metabolizan la glucosa dentro de la mitocondria celular. Esta diferencia nos muestra una debilidad en el metabolismo de la glucosa de la célula tumoral para obtener energía, ya que como lo hace fuera de la mitocondria, produce mucha menos energía que la célula sana.

¿Cómo compensa la célula tumoral esta deficiencia energética?

La célula tumoral necesita metabolizar grandes cantidades de glucosa para obtener la energía necesaria para su crecimiento. Por ello, la célula tumoral tiene en su membrana muchos receptores para que la glucosa circulante se una a ellos. Son los receptores GLUT 1.

La dieta cetogénica consiste en disminuir drásticamente los carbohidratos de la dieta, ya que estos son la fuente de glucosa. En su lugar se sustituye por grandes cantidades de grasas saludables.

Al no haber suficiente glucosa disponible para utilizar como fuente de energía en el organismo, el cuerpo empieza a formar cuerpos cetónicos a partir de las grasas. Los cuerpos cetónicos pueden ser utilizados por las células sanas para obtener energía, pero no por las células tumorales.

Por otro lado, la disminución de glucosa circulante hace disminuir los niveles de insulina en sangre. La insulina actúa como estimulante del crecimiento tumoral, por eso al disminuir los niveles de insulina en sangre, dificulta el crecimiento del tumor.

Los cuerpos cetónicos también alteran el metabolismo de los aminoácidos y reduce la formación de nuevos vasos sanguíneos que rodean el tumor.

La dieta cetogénica en el cáncer es distinta a las dietas cetogénicas habituales, ya que en el cáncer tenemos que tener en cuenta una serie de aspectos:

  • La cantidad de proteínas diarias debe estar restringida y se debe seleccionar que tipo de proteínas son las que se deben consumir. Se debe eliminar carne roja y pollo.
  • Se debe monitorizar la cantidad de calorías totales al día, adecuándose al peso y estado del paciente. Es importante ajustar las calorías para cubrir las necesidades de las células sanas, pero sin excederse para no alimentar a las células tumorales.
  • El tipo de grasas que se consumen son las llamadas “grasas saludables” y además tienen que ser grasas con alto índice cetogénico.

Es importante tener bien planificada la dieta con recetas que cumplan todos los requisitos anteriores.

Por otro lado, se debe monitorizar la glucosa en sangre y los cuerpos cetónicos en sangre para obtener el índice de glucosa/cetonas, que debe estar en un rango determinado para reducir el crecimiento tumoral.

Las dietas cetogénicas para el tratamiento del cáncer se utilizan en la terapia metabólica del cáncer, por eso deben ir siempre acompañadas de suplementos nutricionales que ayudan a bloquear las rutas metabólicas de las células tumorales. 

Estudios científicos recientes sobre la dieta cetogénica en el tratamiento del cáncer:

  • Weber DD, Aminzadeh-Gohari S, et al. (2020) Ketogenic diet in the treatment of cancer - Where do we stand? Mol Metab. 2020 Mar;33:102-121. doi: 10.1016/j.molmet.2019.06.026.
  • Minzer S.  (2020). Effectiveness of Ketogenic Diets on the Survival of Adult Oncological Patients. Nutr Cancer. 2020 Oct 19:1-11. doi: 10.1080/01635581.2020.1836243

 

Pida opinión y encuentre una solución adecuada a su problema CONTACTAR

También consultas a través de SKYPE