Fitoterapia china y cáncer

Medicina China contra el cáncer

Desde el punto de vista de la Medicina China la patogénesis del cáncer es frecuentemente atribuida a una combinación de lesiones que se han ido acumulando a lo largo del tiempo. Conocer el diagnóstico una vez la enfermedad es detectada es importante, pero a diferencia de la medicina convencional, en medicina china existirán más de un diagnóstico para una enfermedad determinada.

El cáncer se contempla como la evolución a lo largo del tiempo de un proceso determinado que finalmente culmina en la aparición de la célula tumoral.

Cada tipo de cáncer tiene como mínimo dos tipos de patrones en los cuales el cáncer puede desarrollarse. Desde la perspectiva de la medicina china, el ambiente extracelular es de extrema importancia, así como también el funcionamiento de los órganos entre sí. Una célula puede tener un oncogen que al activarse induzca el crecimiento tumoral, pero no todas las personas que tengan un oncogen determinado desarrollan cáncer. Ni siquiera todas las personas expuestas a las mismas sustancias carcinogénicas acaban desarrollando la enfermedad. En la actualidad, desde la medicina convencional conocemos en profundidad el comportamiento de una célula tumoral, pero no sabemos que es exactamente lo que induce que una célula determinada con un oncogen y expuesta a sustancias carcinogénicas en el cuerpo de una persona, se convierta en célula tumoral, mientras que en otro individuo no.

En este interrogante es donde la medicina china aporta otras posibles respuestas.

El ambiente que rodea la célula tumoral es de extrema importancia, por ejemplo el hecho de que exista una pobre microcirculación sanguínea, deficitaria en oxígeno, con tendencia a la acidosis, con acúmulo de toxinas, produce un medio muy hostil para las células.

Es preciso evaluar todo el historial de enfermedades y síntomas a lo largo de la vida del paciente, conjuntamente con una valoración de los síntomas en el momento actual como dolor, apetito, síntomas digestivos, sed, sueño, nivel de energía, sudoración… La observación de la lengua aporta mucha información sobre la fisiología del cuerpo. Con todo ello se puede definir el patrón que ha conducido a la aparición de un tipo de cáncer determinado y buscar corregir el patrón disfuncional.

Plantas medicinales para el cáncer

La fitoterapia o el tratamiento mediante el uso de plantas medicinales, es la principal herramienta de la que dispone la medicina china. Mediante el uso de fórmulas específicas de plantas podemos corregir problemas en la microcirculación de un órgano determinado, drenar toxinas, alkalinizar, potenciar la inmunidad… ayudando, de esta forma, al tratamiento convencional y disminuyendo los efectos secundarios de la quimioterapia.

Por otro lado, en las fórmulas de plantas que actualmente se utilizan en el tratamiento del cáncer se incluyen plantas que han demostrado actividad antitumoral mediante estudios científicos. 

El análisis farmacéutico de plantas específicas nos permite añadir información para elegir las plantas de una determinada fórmula.

Es importante tener en cuenta que la fitoterapia china, debe interrumpirse 48 horas antes de la administración de la quimioterapia y reanudarse 48 horas después para no interferir en el efecto citotóxico de la quimioterapia.

¿Qué fórmulas de plantas medicinales chinas se utilizan en el tratamiento del cáncer?

La elección de las fórmulas se realiza:

  • Según el tipo de tumor y el síndrome diagnosticado con medicina china
  • Fórmulas que potencien la inmunidad para recuperarla entre los ciclos de quimioterapia y una vez haya finalizado. La farmacopea china cuenta con plantas específicas cuyo análisis farmacológico ha demostrado un efecto estimulador del sistema inmunológico. Muchas de estas plantas contienen niveles altos de polisacáridos que potencian la inmunidad. Ej: Eleutherococcus senticosus, Astragalus mongolicus.
  • Fórmulas que mejoran la microcirculación sanguínea. En la mayoría de los pacientes con cáncer se detecta niveles altos de fibrinógeno en la sangre, aumentando la coagulación sanguínea y la viscosidad de la sangre. Esto genera una mala microcirculación en los capilares. El aumento de viscosidad de la sangre favorece el transporte de la célula tumoral por el torrente sanguíneo y la producción de metástasis. Hay estudios que demuestran que disminuyendo la viscosidad de la sangre previene o retrasa la aparición de metástasis.
  • Fórmulas que contengan plantas con acción antitumoral