LA DIETA COMO MEDICINA: Ácidos grasos Omega 3

La importancia de los ácidos grasos Omega 3 para la salud se observó por primera vez en la década de los 70 cuando los científicos observaron que la población nativa de Groenlandia tenía una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares y de artritis reumatoide a pesar de tener una dieta alta en consumo de grasas. Los científicos pensaron que quizás el tipo de grasa que consumían, procedente de animales marinos, podía ser un factor determinante. Desde entonces, multitud de estudios han confirmado que los ácidos grasos omega 3 del pescado tienen un efecto potente en reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Según los estudios, el efecto de los ácidos grasos omega 3 en el corazón son:

  • Previene arritmias
  • Disminuye las placas de ateroma de las paredes de las arterias
  • Disminuye la coagulación
  • Disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre
  • Disminuye la inflamación.

Los ácidos grasos Omega 3 más importantes son el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA). Se encuentran en una proporción 50:50 o 60:40 en el pescado. Son nutrientes esenciales de las membranas celulares, mejora la flexibilidad y comunicación entre células y ayuda al correcto metabolismo celular. Se encuentra en concentraciones altas en el cerebro y sistema nervioso y son necesarios para la protección de las neuronas y mejorar la transmisión neuronal.

Los ácidos grasos Omega 3 también ayuda a aumentar la densidad ósea. La incidencia de osteoporosis es menor en las poblaciones que consumen mucho pescado, como los asiáticos, comparado con los europeos que consumen alimentos ricos en calcio.

También son beneficiosos para la piel. La población indígena de Groenlandia apenas sufre de psoriasis. En estudios de laboratorio se ha comprobado que los ácidos grasos omega 3 suprime la proliferación excesiva de células epiteliales causante de la psoriasis.

Por otro lado, existe evidencia científica de que los ácidos grasos Omega 3 reducen la resistencia de la insulina en pacientes diabéticos. Disminuye la inflamación en pacientes con artritis reumatoide, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.

Alimentos ricos en Omega 3

  • Canónigos
  • Aceite de cáñamo
  • Aceite de linaza
  • Semillas de chía
  • Nueces
  • Soja
  • Caballa
  • Sardinas
  • Anchoas
  • Arenques
  • Salmón salvaje (No piscifactoría)