Alimentación y Cáncer: B- Carotenos

Alimentos ricos en B-Carotenos

Los carotenoides están presentes en muchos alimentos, como frutas y verduras que contienen un alto grado de pigmentación y que constituyen sus principales fuentes dietéticas.

El β-caroteno es el carotenoide más estudiado y uno de los carotenoides más importantes de la dieta. Las fuentes dietéticas más ricas en β-carotenos son las verduras de color amarillo, naranja y verde, como las zanahorias, las espinacas y el kale o col rizada.

“Mejor cocinados y servidos con aceite en crudo”

La biodisponibilidad del β-caroteno de los vegetales es generalmente baja. Varios factores son importantes para la absorción de β-caroteno. Por ejemplo, la cocción de alimentos que causan la descomposición mecánica de los alimentos facilita la absorción del B- caroteno. También la presencia de grasa en la dieta facilita su absorción considerando que el β-caroteno tiene afinidad por las grasas.

Acciones:

Una de las acciones más importantes de los B-carotenos en la dieta en el tratamiento y prevención del cáncer, es su capacidad para inhibir el crecimiento de las células tumorales, como se ha demostrado en estudios con líneas celulares. (Schwartz et al. 1990, Stivala et al. 2000).

Existe un número creciente de estudios que muestran el papel del B- caroteno en la inducción de la apoptosis o muerte celular en células tumorales.  Por ejemplo en los estudios que muestran que el B-caroteno induce la apoptosis o muerte celular en células de adenocarcinoma de colon (Palozza et al. 2001, 2002a), así como en las células leucémicas (Palozza et al. 2002b).

Debido a que el desarrollo de cáncer se ha relacionado con niveles altos de estrés oxidativo, las propiedades antioxidantes del B- caroteno, resultan beneficiosas para la prevención y tratamiento del cáncer. La presencia de B-carotenos disminuye el daño oxidativo en los linfocitos y por lo tanto protege la función inmunológica (Fabiani et al.2001).

 

"Para la prevención del cáncer y como parte de la dieta acompañante durante y después de los tratamientos para el cáncer se recomienda la ingesta de platos cocinados con zanahorias y espinacas servidos con aceite de oliva de primera prensión en crudo, y combinados con cereal en grano como mijo, quinoa, arroz integral o trigo sarraceno."

 

Bibliografía:

  • Schwartz JL, Singh RP et al (1990) Induction of a 70 kD protein associated with the selective cytotoxicity of beta-carotene in human epidermal carcinoma. Biochem Biophys Res Commun 169:941–946
  • Stivala LA, Savio M et al (2000) The antiproliferative effect of beta-carotene requires p21waf1/cip1 in normal human fibroblasts. Eur J Biochem 267:2290–2296
  • Palozza P, Calviello G et al (2001) beta-carotene at high concentrations induces apoptosis by enhancing oxy-radical production in human adenocarcinoma cells. Free Radic Biol Med 30:1000–1007
  • Palozza P, Serini S et al (2002a) Induction of cell cycle arrest and apoptosis in human colon adenocarcinoma cell lines by beta-carotene through down-regulation of cyclin A and Bcl-2 family proteins. Carcinogenesis 23:11–18
  • Palozza P, Serini S et al (2002b) Regulation of cell cycle progression and apoptosis by betacarotene in undifferentiated and differentiated HL-60 leukemia cells: possible involvement of a redox mechanism. Int J Cancer 97:593–600
  • Fabiani R, De Bartolomeo A et al (2001) Antioxidants prevent the lymphocyte DNA damage induced by PMA-stimulated monocytes. Nutr Cancer 39:284–291