Acné

Tratamiento natural del acné

El acné se origina en las glándulas pilosebaceas de la piel. Estas glándulas producen sebo para proteger la piel. Sin embargo, la acción de los andrógenos, en especial la testosterona puede estimular en exceso las glándulas sebáceas, facilitando el crecimiento de la bacteria Propinobacterium acnes ocasionando infección de la glándula sebácea. Si la reacción inflamatoria es muy intensa, da lugar al acné nodular grave. Esta forma nodular grave aparece únicamente en pacientes que presentan hipersensibilidad a los ácidos grasos libres producidos por la bacteria P. acnés. El acné se presenta más frecuentemente en adolescentes pero puede ocurrir a cualquier edad. Frecuentemente se asocia al ovario poliquístico.

Se ha demostrado que un 50% de las personas que padecen acné poseen un alto nivel de toxemia intestinal con alteración de la flora bacteriana intestinal. Por eso es importante en el diagnóstico efectuar una valoración de la función intestinal con normalización de la flora.

Por otro lado, se precisa de una depuración hepática para reducir toxemia.

Desde la perspectiva de la medicina china existen fórmulas específicas de plantas para el tratamiento del acné que ayudan a detoxificar hígado, normalizar la función intestinal, equilibrar la función hormonal y liberar el exceso de calor asociado a esta patología.

Algunos suplementos como el selenio y el zinc también ayudan en el tratamiento del acné